Punta de Choros

Posted by on 23/09/2011
Esta  vez nos aventuramos un poco mas lejos: hasta Punta De Choros al norte de La Serena, la antesala de Atacama. Fuimos para ver el desierto, fenómeno de floración que aparece en años lluviosos, y a conocer el lugar antes que alguna termoeléctrica (Barrancones) lo destruya definitivamente.
PChoros2
El camino no se hizo tan largo, ya que salimos es Viernes por la tarde y alojamos en Pichidangui. El camino se pone interesante al norte de La Serena, con la Cuesta Buenos Aires y el desvío hacia El Totoral y Los Choros. En el camino de ripio entre la carretera panamericana y El Totoral, que esta en muy buen estado, se pueden ver Guanacos, liebres, aves y muchas flores. Nos llamó la atención, ya que normalmente está todo café y seco.
P1010452

P1010447

P1010481

El poblado de Punta de Lobos no vale la pena: un montón de casuchas a mal traer. La única gracia es que ahí se encuentra la portería de Conaf para comprar entradas a la Reserva Pingüino de Humbold y el embarcadero para las lanchas hacia las islas.

Decidimos quedarnos algo más al norte, a resguardo del viento detrás de unas dunas blancas.

P1010458

P1070229

P1010475

P1070239

El tiempo no nos acompañó, ya que siempre estaba nublado. El día lo pasamos paseando por la playa y elevando volantines. En la tarde encendimos la calefacción del camper, cocinamos, jugamos cartas y conversamos – “gemütlich” es la palabra alemana que lo describe. La ducha caliente y el café por la mañana también ayudan a pasarlo bien con viento y mal tiempo afuera.

El último día partimos a Caleta Chungungo por el camino de la antigua Mina El Tofo. Esta vez menos mal que estaba nublado, porque así no tuvimos que ver el acantilado a centímetros de las ruedas! Parte del recorrido del camino usa el antiguo trazado entre la mina y el puerto en Chungungo.

P1010477

Chungungo es un bonito pueblo de pescadores, bien adornado con banderas y guirnaldas para las fiestas patrias, no tan desolado como Punta de Choros. En la salida sur del pueblo se pueden visitar las antiguas instalaciones del puerto que servía a la mina. Lo que queda del antiguo puerto es realmente impresionante.

De ahí nos fuimos por la costa hasta caleta Los Hornos y a cargar gasolina en La Serena.

En el camino devuelta probamos la autonomía de la Ford F350. Llenamos 80 Litros de 93 octanos en La Serena y partimos rumbo a Santiago. La luz de reserva se encendió antes del Túnel Melón, o sea a los 300km. Llegamos a la primera bencinera en La Calera con no más de 6 litros en el estanque y la aguja en negativo. Llenamos 100 litros, lo que nos da un rendimiento de 3,5 km/lt o 29 litros en 100km aproximadamente. No es precisamente económico; pero no se puede tener todo Sonrisa

Deja un comentario